<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=367295053959292&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Revista para Colaboradores IPS

Tarta helada de queso

¿Un postre fácil y delicioso? ¡Sorpréndelos a todos!

Escrito por: IPS en Entretenimiento

Esta cuarentena nos ha permitido tener tiempo para convivir en casa, estando cerca de esas personas que tanto queremos y que alegran nuestros días cuando ya no podemos más. Por eso en esta edición de entretenimiento en la revista IPS life, aprende cómo hacer una Tarta de queso helada.

Tarta de queso helada:

Ingredientes

  • 100g de galletas tipo marías
  • 50g de mantequilla
  • 500g de queso crema tipo philadelphia
  • 500g de nata para montar
  • 100g de azúcar
  • 1 sobre de cuajada para postres
250g de mermelada de fresa

¿Estás listo(a) para comenzar?

Primero reparamos la base del pastel para ello, trituramos las galletas con la ayuda de una batidora. Una vez hecho, añadimos la mantequilla derretida y mezclamos con una cuchara. Al final, nos tiene que quedar una textura similar a la de una arena húmeda
  1. Lo introducimos en un molde desmontable y una vez hecho, aplastamos con un vaso o una cuchara. Debe quedar bien compacto y sin huecos libres. Especialmente por los bordes. Esta base, será la que sujete nuestra tarta de queso sin horno. Metemos en la nevera mientras seguimos con el siguiente paso
  2. Preparamos lo que será la tarta de queso sin horno en sí. En una cazuela, ponemos el queso crema, la nata y el azúcar. Vamos mezclando mientras calentamos a fuego suave. Que no llegue a hervir. La idea es que los ingredientes se derritan y se integren bien entre sí
  3. Añadimos el ingrediente que hará que espese. Agregamos el sobre de cuaje para postres y lo hacemos siguiendo las instrucciones del fabricante. 
  4. Vertemos esta mezcla en la base de galletas y así la tarta de queso sin horno ya va tomando forma. Vertemos esta mezcla sobre la base de galleta que habíamos preparado, la cual ya estará algo fría y más compacta, después de haber estado en la nevera. Dejamos reposar a temperatura ambiente unos 10 minutos
  5. Dejamos que se cuaje por completo. Cuanto más tiempo, tanto que mejor. Pasados esos 10 minutos de reposo, devolvemos la tarta a la nevera. Ahora la dejamos aquí hasta que cuaje por completo. Mínimo 4 horas pero si la dejas un día entero, mejor. Estará más rica y se habrá asentado mejor
  6. Ya está casi terminada…
    Finalmente, tan sólo queda untarla, por su superficie, con mermelada de fresas o frambuesas. Si te cuesta un poco, puedes calentarla para licuarla más. Tan sólo es verterla en su superficie. Esperamos a que vuelva a enfriar y desmoldamos.
    Así de fácil es preparar esta tarta de queso helada y sorprender a tu familia.