<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=367295053959292&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Revista para Colaboradores IPS

08 April

Papa Guapa ¿Quién dijo que la papa es aburrida?

Entrar a Papa Guapa es transportarnos a la  década de los 50. Grandes lámparas, mesas tipo booth color verde pistache,  una barra con bancos altos y una pantalla antigua proyectando películas o  videos de la época. Y claro, no pueden faltar las canciones que nos remiten a  las crinolinas y los grandes copetes al estilo Elvis Presley. 

El menú -más de 10 papas rellenas al horno-  es un homenaje a la belleza femenina.Cada platillo lleva el nombre de  alguna celebridad del cine, la televisión o la música. Hay para todos los  gustos. Para  los que comen carne, una buena elección es la Papa Ulina Rubio –sí por la chica  dorada- con alambre de carne de res y queso. Para los vegetarianos, está la  Papa Hepburn -inspirada en la actriz Audrey Hepburn- rellena de vegetales  asados a la plancha con aderezo de pesto y queso de cabra. Y para los que  gustan de aventurar el paladar, la Papa Monroe -creada en honor a la  sensual Marilyn Monroe- preparada con camarones y queso. 

En su barra de bebidas casi todo viene en  grandes proporciones. Por ejemplo, las aguas del día son servidas en vasos  de a litro, al igual que los cócteles con vodka y ron.El  martini es presentado en una copa de aproximadamente 15 cm de ancho y 18  cm de alto. Las malteadas son las únicas que conservan un tamaño decente,  por llamarlo de algún modo. 

01 March

El mercado de San Juan, un oasis gastronómico en el Distrito Federal.

El mercado de San Juan es uno de los más antiguos de la Ciudad de México. Visitarlo es adentrarse, sin duda, a los usos y costumbres del México prehispánico.

No conoce la ciudad de México quien desconoce sus mercados; bien lo supo el poeta chileno Pablo Neruda, “Lo recorrí por años enteros, de mercado a mercado. Porque México está en los mercados". Productos finos y raros es lo que vende el mercado San Juan, oficialmente llamado Ernesto Pugibet, y lo que lo hace único. Famoso entre estudiantes de cocina, restauranteros, curiosos y golosos de la capital del país, su aspecto es como el más común de los mercados urbanos, pero al observar con detalle la mercancía se van descubriendo formas, texturas y colores nuevos.